Personas con condición de discapacidad

A las personas con discapacidad física, sensorial, cognitiva o psicosocial que requieran de algún servicio debido al COVID19 se les debe garantizar valoración priorizada. El mecanismo de esta atención se definirá de acuerdo a las características de la discapacidad del paciente para un enfoque integral de la atención garantizando el acceso físico, comunicativo y actitudinal durante la atención. Toda intervención realizada para la atención de salud debe contar con consentimiento informado que debe seguir los lineamientos del Ministerio de Salud (47).
En caso de que una persona con discapacidad presente sintomatología asociada a COVID-19, la persona o el cuidador se debe comunicar con la línea de atención de la EPS para atención por COVID-19 para el ingreso a la ruta de atención. Se debe contar con personal capacitado para prestar la debida atención conforme a las características de cada paciente. Además, la persona que presente síntomas sospechosos de COVID-19 debe realizar las medidas de prevención para evitar el contagio de las personas con las que convive, entre las cuales están (47):

  • Realizar el aislamiento conforme al protocolo de prevención. Instalar a la persona con discapacidad (en especial con movilidad reducida y con inmunodepresión) en habitaciones individuales con condiciones sanitarias favorables bien ventiladas, haciendo intercambios de aire de manera natural.
  • Implementar rutinas de lavado frecuente de las manos con agua, jabón y toallas de un único uso o de tela limpias
  • Evitar tocarse la cara: boca, nariz y ojos. Utilizar pańuelos desechables para sonarse.
  • Aplicar los protocolos de aseo y desinfección a las superficies y a los productos de apoyo, como silla de ruedas, muletas, bastones, audífonos, amplificadores, pantallas.
  • Limitar el número de cuidadores. De ser posible, de la persona con discapacidad se debe ocupar una persona que goce de buena salud y que no presente enfermedades crónicas o que afecten a su respuesta inmunitaria, contando con las medidas de autoprotección necesarias.
  • Establecer que el personal que brinde atención en el lugar de permanencia y que tenga contacto estrecho a menos de 2 metros deberá utilizar mascarilla quirúrgica.
  • Se debe evitar el contacto directo con los fluidos corporales —sobre todo las secreciones orales y respiratoria y con las heces. Para efectuar cualquier maniobra en la boca o las vías respiratorias de la persona con discapacidad aislada y para manipular las heces, la orina y otros desechos se deben utilizar guantes desechables y tapabocas quirúrgico. Antes y después de quitarse los guantes y el tapabocas se aplicarán medidas de higiene de manos.
  • Los prestadores de salud que brindan atención domiciliaria deberán evaluar el riesgo para seleccionar el equipo de protección individual idóneo y mantener las precauciones recomendadas en relación con la transmisión por gotas y por contacto.
Personas con discapacidad auditiva:
  • En caso de que no se cuente con intérprete de lengua de seńas a disposición, pueden utilizarse mensajes de texto, WhatsApp, tableros y libretas para compartir los mensajes de interés.
  • Si la persona presenta disminución acentuada de la agudeza auditiva o realiza lectura de labios, es necesario que su interlocutor pueda ubicarse a dos metros de distancia, evitando que gotas de saliva puedan salpicar.